Curso de primeros auxilios para bebés (segunda parte)

Ya os conté aquí que fui a un curso de primeros auxilios para bebés y niños pequeños.

Fueron 4 horas de un sábado por la mañana, con un descanso de media hora, principalmente para que las mamás pudiéramos dar el pecho (porque al curso no está permitido venir con los bebés).

Aquí tenéis el enlace por si queréis apuntaros: 

Curso en el Geburtshaus
Aquí hay otros cursos en Frankfurt:

De la Cruz roja
En el Familien Gesundheitszentrum

Hoy resumiré lo que nos explicaron tras la pausa. Como veréis, muchas recomendaciones no sirven solo para niños, sino también para casos en adultos. 

Y de nuevo, muchas de las recomendaciones son distintas a lo que yo pensaba que era lo correcto:

1- Cortes:

Según el monitor, en ningún hogar debería faltar un botiquín como los que se llevan en el coche. 

En caso de cortes grandes, parece ser que lo mejor es vendar la herida con una de las vendas estériles que traen estos botiquines e ir a urgencias (o llamar a la ambulancia).


Según nos explicaron, si hay un cuerpo extraño en la herida (como cristal o destornillador), es mejor dejarlo donde está (al contrario que en las películas) para que lo extraigan los profesionales, porque al sacarlo nosotros, podemos provocar mayores daños. 

Solo si los cuerpos extraños se encuentran en la capa superficial (por ejemplo, piedrecitas en la capa superior de la piel) se pueden retirar con cuidado, por ejemplo con unas pinzas.

En el caso de cortes superficiales y pequeños: lavar bajo agua de grifo (si es una herida profunda no, ya que el chorro podría hacer penetrar microorganismos en la herida; en tal caso dejar por tanto que la limpie el personal sanitario). Después, dejar la herida al aire libre porque así cicatriza antes. Si ponemos una tirita, no dejarla demasiado tiempo, para que la herida pueda oxigenarse y cure mejor.

Otro consejo que nos dio el profesor y que nunca había escuchado: para los cortes poco profundos no hace falta ni yodo (por supuesto nada de mercromina) ni otros productos desinfectantes porque el par de gotas de sangre que salen ya limpian la herida.


2- Golpes en la cabeza:

Los niños se caen a menudo y muchas de esas veces la cabeza se lleva golpes. 

En caso de traumatismos craneoencefálico nos recomendaron observar si el niño muestra un comportamiento distinto al habitual (demasiada tranquilidad, somnolencia… cualquier cosa diferente a como suele ser), en cuyo caso se debe ir inmediatamente al médico.

3- Hemorragia nasal:


Qué NO se debe hacer:

  • Poner un tapón (algodón o papel) en el orificio nasal
  • Echar la cabeza para atrás (el cuerpo humano no está hecho para ingerir cantidades grandes de sangre, por lo que podría provocar vómito)
  • Presionar el puente de la nariz 

Recomendaciones:

  • Echar la cabeza ligeramente hacia delante. En el caso de los niños, dejar que la sangre caiga en una toalla y de vez en cuando ir doblándola para que el niño no se ponga nervioso al ver tanta sangre
  • Aplicar frío tras la nuca (ayuda a detener la hemorragia)

Si la hemorragia no para en 10 minutos hay que buscar atención médica.

    4- Torceduras:


    Este consejo va dirigido a niños algo mayores que practican algún deporte; enfriar la zona, pero nada de aplicar hielo o spray enfriador.

    Los deportistas profesionales lo usan para poder seguir, porque el hielo o spray inhibe el dolor un rato. 

    En el caso de los niños, si se les quita el dolor en el momento, pueden subestimar la lesión, seguir jugando y provocando una lesión mayor.

    5- Ataque epiléptico:

    Dejar al afectado en el suelo, pero en una zona despejada donde no pueda golpearse con juguetes u otros objetos. 

    Permitir que la convulsión siga su curso. 

    No meterle nada en la boca (como toalla) para que muerda ni intentar sacarle la lengua.

    6- Quemaduras:

    • Si la quemadura es pequeña (hasta el tamaño de un puño del paciente): enfriar la zona bajo el chorro de agua fría del grifo durante 10 minutos. Eso es realmente bastante tiempo y puede que sintamos incluso cierto dolor por el frío, pero es importante hacerlo concienzudamente porque si enfriamos la quemadura solo un par de minutos, puede que solo se haya enfriado la capa superior de la piel. Nada de aplicar cremas o grasas.
    • Si la quemadura es mayor: tapar la quemadura con mucho cuidado con una tela de algodón (incluso un trapo de cocina, siempre que esté lavado) y una vez en la piel, mojarlo (por ejemplo echando con cuidado un vasito de agua por encima) para mantener la quemadura húmeda. Ojo: si mojamos el trapo antes de ponerlo sobre la piel, el trapo pesa y puede resultar extremadamente doloroso colocarlo.

    7- Escaldaduras (quemarse con líquidos):

    Al igual que con las quemaduras, enfriar la zona bajo el agua de grifo.

    Si cae líquido hirviendo sobre la ropa, quitar la prenda inmediatamente, aunque sea cortándola. 

    El motivo: la ropa mantiene el calor, pudiendo destruir tejido de la piel que no podrá volver a regenerarse. Por eso es muy importante quitar la ropa sobre la que se haya producido la escaldadura, incluso aunque la tela estuviera pegada a la piel y al arrancarla nos llevásemos un poco de piel.

    8- Crup (laringotraqueobronquitis)

    Es una enfermedad que sufren casi exclusivamente en niños de entre los 6 meses y 6 años de edad.

    Está provocada por virus y los niveles de mayor incidencia son en otoño.

    Los síntomas característicos son ronquera, que evoluciona al cabo de unas horas hacia una tos perruna, y sobre todo de noche, dificultad respiratoria.

    En cuanto notemos que el niño no puede respirar bien hay que llamar a la ambulancia.

    El tratamiento consiste en una dosis de esteroides.

    9- Epiglotitis:

    Presenta síntomas como los del punto anterior, con la diferencia de que (si me he enterado bien) provoca fiebre alta y la evolución desde ronquera hasta dificultad respiratoria suele ser algo más incluso más rápida.

    Afecta sobre todo a niños entre 2 y 6 años y está provocada por bacterias (a veces virus).

    Esta es una emergencia muy grave, ya que al inflamarse la epiglotis, el paciente sufre una obstrucción de las vías respiratorias superiores. Se debe por tanto buscar asistencia médica lo antes posible.

    10- Reanimación cardiopulmonar:

    Esto lo ensayamos en un muñeco, pero sinceramente, solamente con escuchar el:

     “insuflar 2 veces – 30 compresiones en el pecho – insuflar de nuevo 2 veces – seguir el ciclo” 

    y practicarlo una vez no me ha dado para nada la confianza de que sé cómo hacerlo.

    Pero ya que lo hemos “dado” en el curso, dejo un enlace en español en el que pone prácticamente lo mismo que dijo el profesor:

    Reanimación cardiopulmonar en bebés.

    Y esto fue a grandes rasgos lo que dimos en el curso.

    Vuelvo a repetir que aunque es duro escuchar tantos tipos de emergencias y accidentes, si se tiene la oportunidad recomiendo asistir a uno de estos cursos.

    A mí sobre todo me alegra que por fin me hayan aclarado cómo se cuidan cositas pequeñas como rasguños superficiales, un sangrado de nariz o una quemadura leve.

    Vocabulario:

    Herida – Wunde

    Corte – Schnittwunde 

    Traumatismo cráneo encefálico – Gehirnerschütterung (movimiento de sacudida del cerebro dentro del cráneo), Gehirnprellung (cuando debido a la sacudida del cerebro, este se golpea con el cráneo y se produce un traumatismo)

    Hemorragia nasal – Nasenbluten 

    Torcedura – Prellung 

    Ataque epiléptico – epileptischer Anfall 

    Quemadura – Verbrennung

    Escaldadura – Verbrühung

    En japonés 🇯🇵
     

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

    Conectando a %s