Paseo con chupete (II)

(Continuación de la entrada anterior)

Esta era nuestra dinámica hasta ahora y nos estaba funcionando bien, así que me extrañó lo que pasó hace un par de días.

A la vuelta de unos mandados, el peque empezó a llorar tan fuerte que terminé acostándolo en el cochecito para descansar un poco; que entre el peso de llevarlo colgado, el griterío tan cerca de mis oídos, pero sobre todo las caras de reproche de los otros pasajeros del metro, estaba agotada.

Y cuál fue mi sorpresa al ver que nada más acostarlo en el cochecito, en vez de llorar aún más, que es lo habitual, empezó a reírse de nuevo, feliz mientras se mordía las manos aliviado.

El pobre está en la época que necesita morder todo el tiempo y no me había dado cuenta de que atado en la mochilita no llega para comerse los puñitos a gusto.

Así que para que tuviera algo para calmarse, ayer decidí darle un chupete durante el paseo (tengo que reconocer que fue idea de otra mamamiga) ¡y nos fue estupendamente!

Me sorprendió porque la última vez que le ofrecí chupete lo escupió. No parecía disgustarle, pero tampoco le calmaba especialmente y además se le caía enseguida.

En las instrucciones de uso ponía “hervir después de cada uso” y como madre primeriza, lo hacía, así que era un rollo y por pereza, dejé de ofrecérselo hace un mes.

Ahora ya no lo pienso hervir cada día, que al fin y al cabo también se mete en la boca otros juguetes y no se los desinfecto.

A partir de ahora, no podrá faltarnos el pipo 😉

Hablando de chupetes, sé que algunos prefieren evitarlo. Yo no me he informado  por internet sobre posibles efectos negativos de su uso, pero le pregunté a mi matrona.

Ella me recomendó tres modelos que según ella no afectan el desarrollo de la mandíbula por tener una forma simétrica:

1-Frank: parece ser que se compra en farmacias y es bastante económico. De este no pongo fotos porque no estoy muy segura de cuál es.

2- Avent Soothie de Phillips: en Alemania hay que encargarlos por Amazon y los envían desde América. La peculiaridad de su forma es que se le puede meter el dedito y notar cómo chupa el bebé. Alguien que conozco lo usa con su bebé y están contentas:

Actualización del 30-11-2016:

He visto que lo tienen en la farmacia del centro comercial Hessen Center, así que la información que tenía de que hay que encargarlos en América era errónea.

3-Mollis: este es el que compramos en casa, porque se vende en el supermercado bio (Denn’s) que abrió cerca de casa y para la inauguración ofrecían un 10 por ciento de descuento. He oído que también se pueden encontrar en la cadena Basic. Se venden en cajas de dos y hay para elegir entre caucho y látex, tamaño hasta 6 meses y a partir de 6. En la tienda en la que estuve sólo tenían el de caucho, así que ese es el que estamos usando. Huele algo peculiar, pero al peque no parece importarle.

Empecé a ofrecerle el chupete a los dos meses, justo una semana antes de ir a España de visita, con miras de acostumbrarlo para el vuelo, pero como conté antes, mucho no lo usó (hasta ayer, semana 20).

Actualización del 30-11-2016:

He comprado los de silicona en la sucursal de Basic que hay en la Leipziger Straße. De todos modos el peque parece preferir ligeramente los de caucho.

Vocabulario en alemán:

El chupete: der Schnuller

La matrona: die Hebamme

¿Cuáles son vuestras experiencias con los chupetes? ¿Vuestros bebés tienen preferencias? ¿Hasta cuándo han usado?

Podéis recibir notificaciones por correo electrónico si le dais al botón de “seguir”.

Enlace en japonés 🇯🇵

Anuncios

Un comentario sobre “Paseo con chupete (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s